Aprende a ser buen anfitrión

on

Las personas no dejamos de aprender ni un instante aunque no parezca. Algunas de manera más activas que otras. Hasta las amas de casa, que casi no salen de su casa al mundo exterior, aprenden a conocer a sus hijos y hasta como sobrellevar una y otra vez las responsabilidades del hogar.

Los niños aprenden por cada cosa que hacen, ya que están en la etapa de absorber para ser cada vez más capaces. Aprenden los adultos cada día en el trabajo a lidiar con los clientes, a consolidar rutina laborales para sistematizar sus actividades, hasta para conocer nuevas personas se aprenden.

Es por ello que seguir aprendiendo algo nuevo, no se puede ver como un imposible o como una acción innecesaria. Las personas pueden conseguir excusas al estirar la mano, si lo que hace falta es motivación para aprender sobre algo.

Aprender a ser un buen anfitrión, no puede ser visto como un exceso, una excentricidad ni mucho menos como una pérdida de tiempo, invitar a alguien a casa, realizar fiestas o ser invitado para compartir en otros ambientes e lo más posible que suceda.

Si resultas ser un buen anfitrión también vas a comportarte adecuadamente como un huésped o invitado cuando sea necesario, ya que sabrás que es lo que otros quieres hacerte sentir y las normas para disfrutar del momento.

Como recibir en casa

Saber cómo recibir a alguien en casa no significa que siempre los debas recibir, ni mucho menos invitar a extraños a casa frecuentemente. Una casa es como un templo sagrado que debe ser protegido por sus dueños, bajo la colaboración de los cerrajeros profesionales con toda su experiencia en seguridad.

Una cerrajería puede impedir el paso a intrusos, si el dueño autoriza la entrada de extraños a sus propiedades ningún profesionales de la cerrajería podrá evitar los daños que se puedan causar, de allí es la noción de seleccionar muy bien a tus invitados, para que no perturben tu velada y muchos menos a tus invitados.

Es propio de un buen anfitrión realizar una planificación previa de sus invitados, de las degustaciones que va a ofrecer, los asientos a sus invitados, los sanitarios y un lugar para colocar sus cosas personales. La seguridad y comodidad siempre producen bienestar.

Organizar comidas de negocios

Brindarle la oportunidad de conocer tu vivienda a tus compañeros de trabajos más allegados y tus jefes es un voto de confianza, y tu intención de perpetuar sus vínculos, además de su relación de trabajo.

Pero para evitar que sea todo un desastre se deben ajustar detalles que hagan sentir cada quien bien recibidos. Invitarlos con tiempo para que organicen sus agendas y no se sientan excluidos si el día y la hora no se ajustan a sus actividades.

Los gustos de los comensales, como contemplar las alergias y el tipo de alimentos que no se consumen, como los vegetarianos. Contemplar ciertas particularidades, como las mujeres con niños pequeños, ofrecer de ante mano un lugar para cambiar o atender a sus bebe de ser necesario.

Planifica lo más posible, pero improvisa de ser necesario para que todo termine como lo esperas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *